Un satélite para el Diez

Dicen, los sabios del fútbol, que el cerebro de un equipo es como el director de una orquesta que trabaja silente. Dicen, los sabios del fútbol, que la coordinación es el punto neurálgico más necesario para alcanzar un funcionamiento efectivo, colectivo y persistente. La Selección Argentina carece de volantes capacitados para hacerle llegar la pelota a Lionel Messi. En los últimos tiempos, la pelea por un lugar en la órbita de La Pulga acobijó a los candidatos menos rentables, que aún así, prometen ser las sorpresas de un Mundial inminente.

Cualquier organigrama de un plantel profesional reconoce al menos tres posiciones adecuadas para adquirir una combinación explosiva con el delantero estrella, pero sólo una, en el sistema del entrenador argentino Jorge Sampaoli, es la que se encarga de generar juego y organizar los repliegues necesarios, con movimientos similares a los de una partida de ajedrez.

Ahora bien, existe un problema. Y es que el Diez, nuestro diez, la Obra Maestra, todavía busca quien le estructure un repertorio diferente. Todavía pide por un socio que le sirva como apoyo para efectuar ataques permanentes. Alguien que facilite sus diagonales, que logre opacar rivales y que pueda frotar la lámpara de manera inteligente, para que el genio, con su botín izquierdo, endulce con armonía los oídos de la gente.

El que mejor se posiciona es Manuel Lanzini. Habilidoso, de buena pegada, con un notable cambio de ritmo y capaz de romper líneas para alimentar la faceta goleadora del crack del Barcelona. Asimismo Ever Banega, un doble cinco de calidad europea, que en los últimos partidos con la Selección dejó un sabor amargo porque quedó demasiada expuesta la fragilidad de sus costados, grave error que lo llevó a ser auxiliado por los laterales en reiteradas oportunidades.

El tercero que solicita una plaza entre los posibles compinches es Leandro Paredes. El mediocampista del Zenit figura en la lista de los 35 preseleccionados, y aunque todo parece indicar que finalmente será descartado, posee un buen dominio de balón que lo puede encaminar a ser la gran novedad de los 23 convocados. Por otro lado, los más nuevitos, como Cristian Pavón y Ricardo Centurión también pujan por estar dentro de los probables socios silenciosos de Messi.

Giovani Lo Celso es otro de los que ilusiona al cuerpo técnico, pero que no ha logrado ser una garantía en el dibujo táctico del seleccionador argentino. El rosarino, de 22 años, tuvo mucha continuidad como volante central en su equipo, París Saint-Germain, aunque sus atributos indican, claramente, que debe ubicarse de volante ofensivo.

¿Y qué pasa con Paulo Dybala? En el imaginario popular aparece como el principal compañero de Leo, pero está muy lejos de serlo. Es que su dificultad para entablar una conexión futbolística y hasta una reconocida conferencia de prensa donde manifestó su incomodidad por jugar en el mismo sector de la cancha, concluyen en una respuesta sumamente lógica: Más que un socio, La Joya es el suplente natural.

Se vienen días difíciles para Sampaoli, que además de encontrar al colega ideal en cuestión de minutos, deberá optimizar al entorno si quiere que el equipo no se opaque ante la presencia de un jugador tan determinante como Lionel Messi. ¿Su desafío más complicado? Evitar la distorsión del objetivo hacia consecuencias imprevisibles, ya sea por la necesidad de obtener resultados positivos o para satisfacer las exigencias de un público impaciente y una prensa demasiado crítica e impertinente.

¿Será éste el momento de triunfar? La prioridad, por ahora, es conseguir un satélite para hacer brillar al mejor del mundo. Dicen, los sabios del fútbol, que una buena estrategia siempre es clave para ganar. Dicen, los sabios del fútbol, que a Lionel Messi sólo le falta conquistar un Mundial. ¿Lo logrará?

Por Francisco Nutti @FranNutti

1 pensamiento en “Un satélite para el Diez”

  1. Tlene que sacrificarse a lo Maradona, ponerle corazon y cuando no alla nadie ser el mismo su satelite ya que es dificil hacer sombra con esta super estrella tiene que hacer el solo contra cualquiera y hacer el gol necesario, inventarselo el solo sin esperar nada de nadie solo asi sera camopeon mundial y el mejor del mundo sin discucion.

Dejá un comentario