Por la heroica

Son las 23:24 del domingo en San Petersburgo y la Selección Argentina se jugará en dos días la clasificación a los octavos de final en la ciudad que fue el centro de la rebelión durante el estallido de la Revolución Rusa en 1917. La mente inquieta me lleva a repasar, como es de costumbre, antecedentes que tengan que ver con un escenario similar al del conjunto de Sampaoli.

Fueron tres mundiales consecutivos en los que la Albiceleste logró asegurar su pasaje a la siguiente instancia luego de ganar los dos primeros partidos de la primera fase. En 2006, ante Costa de Marfil y luego ante Serbia y Montenegro. En 2010 ante Nigeria y Corea del Sur. En 2014 primero ante Bosnia y luego ante Irán, en aquella victoria ajustada con la aparición de Messi en el último suspiro.

El antecedente más cercano en la línea de tiempo que se asemeja a la situación actual es la pesadilla vivida en 2002 en el mundial de Corea y Japón. La selección de Marcelo Bielsa, luego de ganar en su debut ante Nigeria y caer ante Inglaterra, debía ganar ante Suecia en su tercera presentación y consiguió un empate que no le alcanzó. Pero no nos asustemos tanto, también hubo otros casos en mundiales en los que la Selección Argentina llegó a su tercer partido sin tener su clasificación asegurada y finalmente la logró. Incluso llegó lejos.

No voy a hacer un orden temporal de dichos casos. Los argentinos, sobre todo los más optimistas (en términos futboleros), tenemos la costumbre de buscar coincidencias inmediatamente cuando un escenario no es el ideal. Hasta justificamos las clasificaciones agónicas, como lo fue la del año 2009 en eliminatorias, y en seguida la comparamos a la del 85 con el gol de Gareca ante Perú sobre la hora, que luego nos llevó a levantar la Copa en México 86. Así lo hizo Maradona ni bien finalizó el partido ante Islandia. Luego del empate 1 a 1 frente a la selección vikinga, las palabras del Diez remontaron al recordado debut en Italia 90, de la derrota 1 a 0 ante Camerún, campeonato en el que finalmente la Selección llegó a disputar la final.

Por otro lado, en el mundial de 1982, Argentina cayó ante Bélgica por 1 a 0 en su presentación y finalmente pudo clasificar a la siguiente instancia, aunque luego se quedó eliminado tras caer ante Italia y Brasil. En aquel entonces, la segunda instancia se disputaba en un triangular.

Llegar al tercer partido de la primera fase sin tener el pase asegurado nunca fue una costumbre. O al menos, hacía mucho tiempo no ocurría. Esta selección, con las dos primeras actuaciones no generó entusiasmo. Pero el fútbol (no lo descubriré yo) es impredecible. Quizá algunos equipos necesiten esa inyección anímica que te da una situación límite, cuando no hay otra alternativa que reaccionar. Tras la derrota ante Croacia, todo parecía negro. Hoy tampoco el panorama es el más esperanzador. Sin embargo, la victoria de Nigeria ante Islandia nos ha devuelto el pulso. Cuando parecía que el equipo de Sampaoli jugaría su tercer partido con un pie afuera del mundial, un favor de la selección africana que será su rival el martes, lo mantuvo con vida. Hoy se dicen muchas cosas. Los resultados no acompañaron y las múltiples versiones comienzan a surgir. El liderazgo del equipo aparece como una incógnita, la relación entre jugadores y cuerpo técnico no parece ser la ideal. Los audios de whatsapp circulan y parecen tener la certeza de lo que ocurre. Todo aquello que desaparece inmediatamente cuando llegan los buenos resultados. Ya son las 00:44 hs del lunes y mañana se verá la realidad en la cancha.

 

 

5 pensamientos en “Por la heroica”

  1. Excelente comentario,haciendo un recorrido de la seleccion en momentos importantes,vividas hace tiempo ,y ahora en este mundial.

Dejá un comentario